Notas detalladas sobre challas

El arte escénico más popular y extendido en Chile tuvo su oportunidad con la compañía de Alfredo Zarricolli y un espectáculo estelarizado por las hermanas Blanca y Olga Van Camps. Pero no alcanzaba para la subsistencia de un recinto que se desangraba económicamente. Por lo mismo, las funciones en tiempos remotos benéficas o gratuitas para el conocido se vieron obstaculizadas por los administradores. El concierto de la mandolinista argentina Virginia Zuchi, quien se personarseía el 13 de febrero de 1916, contiguo al profesor Aníbal Aracena Infanta 99, la violinista Julia Penjean y al tenor chileno Gustavo Gutiérrez, fue cancelado en primera instancia porque los concesionarios querían dinero a cambio de la conducta. Sólo con una mediación superior, presumiblemente del ex alcalde Adolfo Fleck 100, pudo ejecutarse el acto con dos inclusiones de última hora: la de los hermanos y jóvenes estudiantes de música, Amanda y Adolfo Fleck, vástagos de la otrora primera autoridad municipal. Por este devenir financiero precario, durante el primer trimestre del 1916 el Melipilla tuvo un último concesionario, la empresa Grau, quienes comenzaron con el pie izquierdo al exhibir películas en malas condiciones producto de su permanente uso. Si pero la cantidad de filmes circulantes eran pocos y antiguos 99 Aníbal Aracena Infanta fue un compositor y profesor del Conservatorio Doméstico de Santiago de 1909 a 1918, organista en la Basílica de la Merced de Santiago y profesor particular de piano, órgano y teoría de la música. Al respecto: Salas Viu, Vicente, La Creación Musical en Chile, , Santiago de Chile, Ediciones de la Universidad de Pimiento, 1951, p Su período al mando del municipio se extendió entre los primaveras 1909 y

Igualmente ban miembros de la colonia que pagaran sus cuotas, así podían ceder a bailes, conciertos, pequeñGanador comedias, y tenían la posibilidad de formar una estudiantina o un cuadro estético. Las niñTriunfador eran llevadas donde la profesora Aída Vega, quien daba clases de piano. Los trabajadores, en tanto, se organizaban en gremios y el tifus se expandía por doquier; la biblioteca popular, recientemente creada, respondía a la relevancia de la literatura en la comuna. Todas las ediciones de los periódicos melipillanos de la época incluían poemas de autores con seudónimos como Soledad del Campo, Juan de Castro, Juan Vestal, Anjela de Balzanc, A. H. y Julio del Río, entre otros. No sucedía lo mismo con la pintura, que escasamente tenía presencia con exposiciones en la comuna, generando un doble juego que se repetiría con los abriles: la queja de que en Melipilla no se hace ausencia estético y la poca concurrencia de divulgado cuando sí se hacía. Aunque La Patria se preguntaba sobre esta situación en Muchos se quejan de que en Melipilla no hai una sala de pinturas o exposición de cuadros (...) pero cuando nuestros artistas se esfuerzan en sus trabajitos para organizarla i poder, de este modo, ganarse algunos cobres, mui pocos son los que acuden a ellos, encontrándose muchas veces los salones desiertos. A qué se debe esto? A que nuestro público es muchas veces frívolo a estas notas de arte que presentan gran Civilización 107. El Teatro Alhambra distaba de ser un palacio sería embajador de Ají en Portugal. 107 La País, 13 de septiembre de

Para cambiar una palmeta o realizar algún cambio se debe tener presente que hay una impermeabilización sobre la losa. Al cambiar una palmeta, se debe sacar cuidadosamente el fragüe para recién proceder a realizar el cambio. Es recomendable cambiar el fragüe cada 2 primaveras, eventualmente por el color que estará envejecido, pero cerca de destacar que las propiedades de este producto impermeable en condiciones normales, es de duración indefinida. La castidad de los pisos revestidos con cerámica, sólo deberá hacerse mediante un paño húmedo, y sin utilizar ningún tipo de abrasivo o producto químico. En caso de requerirse el retirar suciedad adherida, se podrá utilizar una espátula, pasándola en forma plana, nunca con sus aristas, no obstante que de lo contrario se podrá rayar el esmalte de las palmetas. Inocencia profunda al menos una oportunidad a la semana, con algún producto de aseo multiuso, para evitar la formación de hongos en las uniones de las palmetas.

En Museo cabían más menos como 200 personas, en platea 300 personas, con el corredor, que estaba Excepto y que le llamaban El Rincón de los Cocheros ( ) allí se ganaba la gallada que iba con pareja porque no los veía nadie, se ponían a atracar ahí. El ingreso de la juventud Para fines del 50, Melipilla seguía siendo un pueblo de casas de adobe, pequeño y bucólico. Su horario gremial se cortaba entre mediodía y las tres de la tarde, y no volaba una mosca en esa hora dedicada a la siesta. Todavía los equipos de música no se masificaban, los menores de 21 años no podían usar pantalones largos ni charlar en la mesa cuando intervenían los grandes. Jorge Alessandri, candidato presidencial de la derecha, asumía la presidencia tras vencer por ceñido beneficio al líder de la izquierda, Salvador Al otro lado. El Último Cuplé, con Sara Montiel de protagonista, se estrenaba en Santiago y se mantenía por tres meses en cartelera, haciendo arder a los hombres que veían en este portento español una fantasía monumental. Un huracán libertario y tierno recorría el mundo. África vivía un profundo proceso de descolonización, Cuba desataba su revolución con Fidel Castro al mando, Pelé demostraba como un pequeño humilde de Brasil podía conquistar el mundo del fútbol con su escuadra campeona del Mundial de Suecia Se inauguraba la televisión chilena en Valparaíso, el Partido Comunista de Ají volvía a la derecho, nacía la nueva onda del cinema francés con Los Cuatrocientos Golpes, de François Truffaut, y se creaba la píldora anticonceptiva en Estados Unidos. La cultura popular empezaba a cambiar, partiendo por la irrupción de un nuevo ícono, achicopalado fuera del decorado y con toda personalidad en la pantalla. Era James Dean, que el 21 de

En virtud de lo preliminar, las técnicas más adecuadas para un tipo de análisis en este nivel microsociológico de las prácticas y sentidos de los grupos sociales son las relacionadas con la etnografía. Sobre este último aspecto se volverá más adelante. En el apartado previo se mencionaron una serie de posibles causas del debilitamiento de los teatros, las cuales podrían suceder 20 Laclau, Ernesto, Ruptura Populista y Discurso en Labastida, J. & Del Campo, M. (eds.), Hegemonía y Alternativas Políticas, México: Siglo XXI, El concepto de discurso es entendido acá como un metarrelato, es decir, como una idea que va inscrita en toda actos o acción social. 22 Howarth, David, Applying Discourse Theory: the Method of Articulation en Howarth, D. & Torfing, J. (eds.), Discourse Theory in European Politics. Identity, Policy and Governance, Basingstoke, Hampshire; New York, Palgrave Macmillan, Hermenéutica es entendida como la corriente filosófica que se ocupa de la interpretación, pero a la momento como un método de Descomposición y observación particular de la verdad, en que el intérprete co-crea el texto u objeto interpretado, produciendo, en consecuencia, un desarraigo entre el autor y su discurso original. Es esencia, en este sentido, conocer la Teoría de la Interpretación de Ricoeur. Al respecto: Ricoeur, Paul, La Teoría de la Interpretación. Discurso y Excedente de Sentido, sexta impresión, México, Siglo XXI Editores, Desde luego aún Gadamer proporciona aspectos claves en la bordadura hermenéutica, como son, por ejemplo, la noción de que todo individuo está inmerso en una tradición histórica particular, desde la cual observa el mundo, lo que equivale a los denominados prejuicios del observador, pero no deben entenderse en un sentido peyorativo, sino como una condición para la interpretación. Así, estudiar la obra de Gadamer implica comprender esta noción pero delineada del objetivo de la historia sobre el individuo, incluso denominada historia efectual (Wirkungsgeschichte) y la fusión de los horizontes de sentido el del lector y el del autor : Gadamer, Hans-Georg, Verdad y Método, vol. I, octava publicación, Salamanca, España, Ediciones Sígueme, 1999, pp

Larenas hace relato al cloruro sódicoón de la Escuela 1, que les sirvió para canalizar un entusiasmo presente en la ciudad que hallaba su motivo en ver un espectáculo no chabacano. Con las obras que montamos y que llevamos afloró el entusiasmo y el Ateneo se convirtió en una muchedumbre. Teníamos mucho interés por participar. Como Cuadro habitual, la Incertidumbre en que el Ateneo estrenoó con su obra, hubo además un cantante de ópera, recitadores, piano, ballet, danzas y coro, poliedro que aún no se estilaba ni acostumbraba presentar únicamente una disciplina o acto por velada. Un ejemplo de esto Cuadro que ni Los Panchos se habían presentado sin ser acompañados de una cinta. Y menos lo iba a hacer el Ateneo, que tendría tanto en la Escuela 1 como en el Teatro Serrano jornadas memorables, aunque este último por esos días Bancal foco de críticas de los vecinos. Estas apuntaban a que en invierno hacía mucho frío y los calefactores no daban abasto, y en verano el calor requería de ventiladores. Además, la queja apuntaba a la abundancia de insectos que molestaban y dejaban ronchas en las piernas de los espectadores. Creemos que será necesario ir de una tiempo al cambio de suelo para rellenar toda la platea, poner una capa de concreto y sobre ella parquet 194. Efectivamente, para esta día el Serrano buscaba mejorar y, de hecho, estaba en un estado más cuidado que antaño. Contaba con fuego alterna, otorgando mayor brillo a sus proyecciones y funcionaba sin problemas. Elso del Carmen Contreras inició su trabajo en el teatro en La calidad era buena, sí las butacas eran admisiblemente tapizadas, limpias, blanditas, cómodas, aceptablemente cómodas, rememora sobre un tiempo en que si bien el perímetro horas. 194 El Labrador, 1 de julio de

Hay historia sin más, en su unidad. La historia que es, por definición, absolutamente social. En mi opinión, la historia es el estudio científicamente elaborado de las diversas actividades y de las diversas creaciones de los hombres de otros tiempos, captadas en su vencimiento, en el marco de sociedades extremadamente variadas y, sin embargo, comparables unas a otras (el postulado es de la sociología); actividades y creaciones con las que cubrieron la superficie de la tierra y la sucesión de las edades. La definición es un poco larga, pero yo desconfío de las definiciones demasiado breves, demasiado milagrosamente breves 1. En la definición de Febvre, lo social no hace referencia a un ámbito particular de la sociedad, sino que incorpora a todos los ámbitos sociales. Esto es poco que, décadas más tarde, el mismo Niklas Luhmann postularía con su teoría de los sistemas socia- 1 Febvre, Lucien, Combates por la Historia, Barcelona, Ariel, 1992, pp

145 Ayer de vencer, el Teatro Esmeralda usó la logística de distribuir volantes con publicidad de las películas que emitía y con los precios de Salón y platea, sobretodo en tiempos en que no había radio.

A pesar del impasse de El Triunfo de Beldad, Vizcaya no se amilanó. Pasó de ser administrador a propietario, adquiriendo el perímetro que alojaba el teatro y desde allí movió los hilos, cediendo la Despacho a otros concesionarios. Con este mecanismo, logró un funcionamiento que promocionó, por fin, la actividad dramatúrgica, si bien ocasionalmente, y una cartelera cinematográfica permanente y conforme a los estrenos en Santiago, además de memorables veladas de box. A esto contribuyó que durante el período del Colón ( ), Melipilla vio crecer la actividad artístico-cultural, social y política, con la creación de la Corporación de Extensión Cultural del Centro Social La Juventud, el Centro Social Instructivo de la Lozanía Obrera de Melipilla, el Centro Recreativo La Igualdad y clubes deportivos como el Baquedano, que también realizaba veladas artísticas. Fue el Centro Social La Pubertad el encargado de organizar las fiestas de la primavera en este primer lustro de la período de 1920, teniendo cada una de ellas una velada en el Colón. Creado en 1921, este centro contaba con academias de coreografía para señoritas y caballeros, cursos de humanidades, declamación, música y un entusiasmo no gastado hasta ese entonces. Cada festejo primaveral se iniciaba con un cañonazo, el día sábado a las 17 horas, para luego dar el vamos al trayecto de un carruaje con curiosa compañía: personas disfrazadas y una costado de músicos recorrían las manzanas anunciando el inicio de las celebraciones, 118 Particularmente, se le llama Triunfadorí a aquellas asociaciones de trabajadores impulsadas y controladas entrar aqui por los propios patrones

23 todavía se fueron poblando de teatros y ciudades como Quillota, Iquique, Curicó, Santo Felipe, Talca, Chillán y Concepción comenzaron a poner sus teatros de pie, replicando experiencias similares a las del Municipal de Santiago. Pero en este supramundo de la pompa operática, existía otro mundo en teatros que nacían en Santiago, donde la zarzuela, las operetas, los espectáculos de variedades se instalaban, atrayendo a un notorio permanente en actos que entendían y que los entretenían, especialmente en dos derivados de la zarzuela: el sainete y el trasto cómico 70. Ese entendimiento, señala Piña, tuvo mucho que ver con que si perfectamente las zarzuelas estaban influidas por la ópera italiana y la ópera cómica francesa, no tardaron en adaptarse al folklore regional y más en particular al Particular, siendo protagonizadas por personajes de la calle que hablan el lenguaje del pueblo 71, llegando así a existir teatros donde sólo se presentaban zarzuelas, como el Edén y el Apolo, en Santiago. En este camino, la música y las artes escénicas ganaron en el país creadores y cultores que incidirían directamente en el desarrollo de la música hecha en Pimiento, en un teatro Doméstico que estaba naciendo de modo amateur y en el cinematógrafo de los primeros años, pues estaban forjando una rica experiencia en conducta, escenografía y guiones, especialmente de comedia. Todo esto sucedía arriba del escenario, pero los teatros no fueron espacios solamente para la representación en el prosce- 70 De acuerdo a Juan Andrés Piña, el sainete es una pieza breve, generalmente de un acto, de tema humorístico y animación popular, que antiguamente se presentaba a continuación de una obra seria o como final de la función.

131 La plazo de 1990 Los abriles que transcurren entre 1990 y 2000 se asemejan a los de comienzos del siglo XX. Los dos son los únicos períodos en que la ciudad careció de un perímetro teatral que funcionara y tuviera una programación continua, los dos están marcados por un sismo devastador y los dos portan una promesa. El primero de los períodos corresponde al de inicios de siglo, en el cual toda ciudad, y sobre todo aquellas que lucían su categoría de cabeceras de Departamento, aspiraban a tener un teatro. El segundo período nace con la esperanza de una alegría amplia, donde cabía el esperado renacer cultural tras el fin de la dictadura. La término de 1990 observó cómo el Cine Palace paulatinamente cerró sus puertas, sobreviviendo en base a filmes que se veían con muy mala calidad de imagen, graduaciones de colegios y alguna última función del Buscando La Mejor Voz. Sin bloqueo, todo esto inclinarseía en su cerrojo. Acordarían los afiches pegados, los aplausos de un manifiesto distraído y el alboroto por estrellas que pero partieron. El Teatro Serrano había vivido este proceso mucho antiguamente y entraba en una etapa de pugnas, entre un municipio que se quiso deshacer de él y una ciudadanía que muy tenuemente comenzaba a defenderlo. Funciones de teatro y danza alguna tiempo poblaron un Recinto Alberto González cada ocasión en peor estado, y la antigua sala de la Escuela N 1, donde la rama teatral del Ateneo Juan Francisco González diera sus primeros pasos, aún funcionaban, aunque tarde, mal y nunca. El Cuerpo de Bomberos reinauguraba su recinto, nuevamente techado, a una cuadra de la Plaza de Armas, reemplazando al siniestrado en Ganadorí, los noventas fueron los años de la demanda por espacios. Víctor Marín, con el Ateneo Juan Francisco González, la Unión Comunal de Juntas de Vecinos y la Sociedad de Socorros Mutuos Ignacio Serrano, encabezaron los reclamos por las intenciones de venta que, acusaban, tenía el municipio con el Teatro Serrano durante la primera Delegación municipal concertacionista, a cargo del concejal democratacristiano Manuel Riveros.

Los rociadores pueden tener entre 1 y varias funciones. Estos tipos de salida del agua pueden ser muy diversos: tipo spray, tipo copia, tipo cascada, etc…

Flores, rotulado en ese tiempo como el actor chileno más célebre en la categoría de Demandante 176, admitiría el Premio Nacional de Arte un año luego y pasarseía nuevamente Melipilla en 1947 con las obras Las 3 perfectas casadas, de Alejandro Casona y Estos muchachos de 50 primaveras, de Carlos Cariola. Dos funciones en un día, poco frecuente en las obras que presentaban para públicos como el melipillano, que no llenaba dos veces el Serrano para ver la misma estancia. Es más, un día antiguamente de aquella nueva encuentro de Flores, la compañía de teatro de Gabriel Cruz había puesto en escena, con Isabel Sandoval, la comedia Modas. Sumado a lo previo, el esfuerzo integrador de Pedro Aguirre Cerda para vincular a la ciudadanía con el arte, tuvo varias extensiones y una de ellas tocó a Melipilla. Se trataba de los teatros móviles. Creados en 1942 por iniciativa de la Dirección Doméstico de Teatro, reflotaron la vieja práctica de copular obras en carpas, fundamentalmente de dramaturgos chilenos. Cosa ex- 175 Al respecto: Valjalo, David, Se levanta el telón en Literatura Chilena, creación y crítica, Vol. 10, núms. 2 y 3, 1987, pp Cerca de pegar que Flores se había convertido en el principal creador del reflote de un teatro chileno decaído por la mediocridad de sus obras, su pasmosa respuesta a los lenguajes del gran pantalla, la crisis heredada de los primaveras 30, y por una método de trabajo que dio prioridad a los simplismos escénicos. Fue una bisagra cronológica en el cambio de un antiguo a un nuevo teatro, principalmente universitario en 1941 se fundó el Teatro Experimental de la Universidad de Ají y en 1943 el Teatro de Preparación de la Universidad Católica, que dominaría la escena teatral nacional en las siguientes décadas. 176 Escudero, Alfonso, Apuntes sobre el Teatro en Chile, 2ª ed., Santiago de Pimiento, Editorial Salesiana, 1967, p

155 Desde el terremoto de 1985, este fue el único registro visible del Teatro Serrano en Plaza de Armas, individualidad de los carteles que daban la bienvenida en el foyer del edificio y que tras su desuso alojó a un almacén de golosinas.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Comments on “Notas detalladas sobre challas”

Leave a Reply

Gravatar